domingo, abril 12, 2009

nautilus


a machete entre lianas hasta el paycarabí atrás la casa y los perros abriendo en dos la selva mi hermano va dando gritos se ensaña con los tallos con las espinas camina brusco y el ramalazo de su movimiento me golpea la cara no te alejes de pablo pero desobedezco quedo tiesa recostada en un tronco mientras la furia se aleja



(una anguila traza su relumbre plateado sobre el agua)

von san blas


El olor del patio el perrerío el abuelo héctor arrima las ollas de polenta con el bastón cinco o seis cachorros se preparan para el festín el sol sobre los tachos de aluminio camino en cuatro patas entre hocicos húmedos de leche tibia tironean del vestido floreado trepan por mi cabeza el firulai restriega su lomo contra mi cara huele a remedio del doctor zanini tiene ojos de pedir

saque a esa criatura de entre los animales grita angélica desde la cocina

sábado, diciembre 20, 2008

reencuentros


En 20 años de vivir en Merlo y 17 de ir cada tanto a ver a los parientes jamás había entrado en el famoso comité en donde mi abuelo, mi padre, mi madre y varios de mis tíos habían pasado tanto tiempo.
Y ahí estaba. Homenajeaban a mi tía Betty de Arma y decidí ir.
Siempre me pasa en estas ocasiones que no puedo dejar de sentirme un bicho raro, de observar como si fuera una película, algo que no me está sucediendo a mí.
Había unas veintitantas personas homenajeadas y cada una decía unas palabras, (algunas realmente se fascinaban con ese objeto de poder, la palabra, y no largaban el micrófono hasta que el orador impaciente estiraba la mano)
Y los aplausos ...diploma para tal, entrega tal, viva Alfonsín...
En fin...que me estaba aburriendo considerablemente hasta que lo vi.
Un panel con fotos de militantes, asados, marchas, encuentros...una cabalgata...

Ahí estaba mi viejo, a caballo, con su boina blanca...orgulloso de formar parte...me emocioné; pensé en las horas que el Loco Negri había pasado dentro de esa casa, la cantidad infinita de horas dedicadas "al partido" , la cantidad de veces que andaba de acá para allá llevando cosas, afiliando gente, pegando carteles...

Ayer recuperé una parte de mi viejo que me era ajena, una de las pocas en las que no pudo contagiarme y por un momento, formé parte de la escena.

miércoles, noviembre 26, 2008

un sendero con flores de romero la lata de leche nido de la que asoma un malvón mi madre protesta los moños desatados el vestido blanco impresentable pero la abuela me dice yuyerita pone sobre mis brazos rodajas de papa para el exceso de sol aloe en los raspones de las rodillas cada brizna tiene su secreto en el jardín los tamarindos entregan sus hojas agridulces para calmar la sed y la ruda a un lado de la casa aleja la mala conversación al mismísimo oscuro si hace falta yuyerita hay que pedirle permiso a las plantas para que entreguen su virtud cortarlas con la mano fuerte en el nombre de san juan esa higuera es tu árbol de nacimiento yuyerita una velita roja y tres deseos cada año a sus pies

lleva a su madre de la mano hacia el jardín arrodilladas frente a la telaraña ves esas mosquitas están vivas dice cómo hacemos después se queda sola ante la invención del nudo

discusión

dice la abuela que tía tita nunca se baña y que en su casa siempre hay ropa en todas las sillas total que las visitas siempre tienen que quedarse paradas y que es una orillera eso lo dice más fuerte para que mi abuelo la escuche cuando se está por ir al comité

dice el abuelo que su hermana es una artista que supo ser la más hermosa del pueblo hasta que el desgraciado de alberto la dejó con todo el ajuar bordado y
se casó con delia la hija de la modista

dice la abuela que la tía tita canta y fuma como un escuerzo y que eso no es de damas y por eso se quedó para vestir santos

dice el abuelo que el que fuma es el ekeko para asegurar la prosperidad porque en su familia todos han tenido siempre que ganarse el pan y no les vinieron las cosas de arriba como a los de arma torterolo

ah si tu madre era una reina el aliento del mundo se detenía a su paso y era su boca el cielo y el infierno confundidos la noche del baile tu padre llegó a la madrugada oí entre sueños el runrún de la dkw me despertó agitado conocí una francesita dijo y yo que le leía el peso del alma en la pisada supe que los dioses lo habían elegido la estrella del rockabilly cedía su puesto ahora los mortales tendrían una chance

escapulario

en la guerra del 14 tu abuelo llevaba un corazón de fieltro sufilado en el revés del uniforme yuyerita y si detuvo las balas tendrá que detener la fiebre dice paula mientras cose el escapulario en tu bata de noche mírame un poco más se están borrando tus dibujos de tiza en el patio el hipocampo que copiaste del libro de la señorita marta ese mar que no existe en recalde algas imposibles bajo este sol que fulmina los malvones

(gladys envuelta en dorado sueña con la reina magnolia)

empalme lobos

Vuelve en bicicleta de la barrera ya encendida su pipa pliega las señales junto a la salamandra quieta felisa ha dejado el diario y el vaso tinto en la mesita bajo el andén naranjea la tarde se va aplacando el mosquerío el tiempo se mide en vagones volutas de carbón alejándose hacia la capital un tren dos cambios de vía y habrá terminado el jornal los ojos se pierden en los rieles que espejean al sol andrés vuelve entre las vides la suave llovizna el amable sosiego que rodea al po la mamma robusta vocinglera los hermanos menores la siesta la caña de pescar si me viera la mamma la voz alta el paso firme los botones de la chaqueta cavalieri cavalieri diría en su canción madonna santa gritaría por las calles llamando a las vecinas una gran mesa tendida una hogaza de pan


(gusta un amargo susurra la compañera y le besa los ojos con su pañuelo bordado)

miércoles, noviembre 05, 2008

Carta de Felisa a su hijo

Carta de Felisa a su hijo

Merlo, 20 de enero de 1949


Querido hijo:

Antes de todo te pido disculpas por mi poca atención contigo en no contestar como debía a tus cartas y creo que no lo tomaras por olvido de ti, por el contrario, te tengo siempre presente, lo que pasa es que hace dos años que no tomo la pluma para escribir carta alguna, me resulta dificultoso comenzar y además eran muy pocas las noticias que te podía mandar y por otro lado las preocupaciones. De lo que me dices de ir con Mela a esa, es siempre mi esperanza pero tendrás que avisarme con algunos días porque ves que a mi todo me resulta al revés parece que hay alguien invisible que me quiebra las alas. Ahora te diré que el 16 tuvimos remate pero como era una tarde muy fea de tierra y lluvia después, se vendieron las cosas con muy poco valor. Ayer Héctor llevó la hacienda a la feria , nos causó mucha tristeza ver desfilar por el callejón las vacas rumbo a la feria.

Esto es una desolación sin los animales, y Quiroga también se fue, encontró trabajo en la “Villa Clemi” a dos cuadras de aquí, así que se llevó el perro, así que ni siquiera el ladrido del perro, estamos completamente solos. Esperando del 10 al 15 y del 15 al 20 llegó hoy y contestó Marina que los peones no le terminaron la casa y que van muy lerdos y como el patrón de la casa no quiere contestar nada hasta que no se vaya el inquilino quedamos sin saber que hacer.

El otro día fui a la Capital a hacer los trámites para la jubilación de papá y felizmente ya está todo listo, así que esperamos se la acordarán y será con 150$, si vieras el desfile de ancianos, era interminable, imagináte que cuando le tocó la inicial de él, porque sabrás que los llamaban por abecedario, le tocó más de 16 mil de número de tarjeta, la alegría de papá es unión, pero le queda la duda de si le acordarán o no, hasta que no cobre no estoy seguro dice.

Ayer mandé seis pollitos a la casa de la señora Juana para que los tengas cuando vengas. Y ahora espero te encuentres bien como así puedo decirte de nosotros.Y esperando que pasen los dos meses para estrecharte en un abrazo

Se despide tu madre con los cariños de todos

Felisa

miércoles, junio 04, 2008

un sendero con flores de romero la lata de leche nido de la que asoma un malvón mi madre protesta los moños desatados el vestido blanco impresentable pero la abuela me dice yuyerita pone sobre mis brazos rodajas de papa para el exceso de sol aloe en los raspones de las rodillas cada brizna tiene su secreto en el jardín los tamarindos entregan sus hojas agridulces para calmar la sed y la ruda a un lado de la casa aleja la mala conversación al mismísimo oscuro si hace falta yuyerita hay que pedirle permiso a las plantas para que entreguen su virtud cortarlas con la mano fuerte en el nombre de san juan esa higuera es tu árbol de nacimiento yuyerita una velita roja y tres deseos cada año a sus pies


dele orientalito dele firpo duerme y el amigo del ford cruza la pampa por cien pesos palermo nos espera si grey fox le gana a botafogo qué fija orientalito el mingo se nos sube al podio de la gloria qué tango habrá que componerle mire que es uruguayo como usté nobleza obliga enfunde la guitarra lo importante no es el premio sino ese palpitar el zurdo al galope en los mil metros el tordillo perdiendo por una cabeza